Bizcocho de...SIEMPRE!


Sabes cuando te casas y no tienes ni idea de cocinar?

Entonces un buen día te acuerdas del bizcocho que siempre hace tu madre y quieres sorprender al que se ha casado contigo para tener un desayuno distinto al de las galletas del super.

Y piensas..."el de mi madre está muy rico, pero...como lo hace?" Entonces, como todavía no tienes teléfono, tienes que esperar a ir a la casa de tu madre y que ella te diga como hacerlo. Lo del desayuno sorprendente, tendrá que esperar...o inventarte otra cosa.

Ella lo hacía en una cazuela porque no existían esos moldes tan chulos...lo hacía en aquel horno de gas que tantos problemas le daba...siempre se le pegaba algo en el culo de la cazuela...siempre había tortas para ver quien era el primero que llegaba para comerse lo que se había pegado.

Y un buen día te acuerdas y le dices a tu madre que te de la receta. Ella te mira con cara de "no me digas que vas ha hacer un bizcocho" Pues sí mamá...digo yo que no será tan difícil!

Con cara de duda y de preocupación, coge un boli y anota los ingredientes en un papelucho cualquiera. Te da las explicaciones pertinentes y te guardas el papelucho en un bolso.

Después de tantos años, guardo ese papelucho entre mis tesoros más queridos. El día que lo encontré entre las páginas de mi primer libro de cocina, lloré de alegría porque recuperé una parte de mi vida y un instante en la vida de mi madre. Estaba amarillento y sucio, pero es más precioso que la más lujosa joya.



Es un bizcocho sencillo pero digno de las grandes mesas.
Además, nunca falla...siempre sale perfecto. Como ella!


INGREDIENTES

* 3 Huevos
* 1 taza de leche
* 1 taza de aceite
* 1 taza de azúcar
* 3 tazas de harina
* 3 gaseosas Armisen (o las de Mercadona)
* Virutas de chocolate ( esto ella no lo ponía)

MODO DE HACERLO

La técnica de mi madre era de lo más sencilla...a saber:
Lo metía todo en un cazo, ponía la batidora en marcha (era de las pocas cosas que tenía además de la olla) y todo junto lo batía hasta que estaba homogéneo y sin grumos. Untaba la cazuela con aceite y al horno hasta que pinchaba y estaba cocido.





Va por tí MAMÁ!



No sé si allí donde estás tienes internet (creo que no lo necesitas para verme)...pero pásate por aquí y mira lo que he sido capaz de aprender... y tu que no te lo creías!
Todo gracias a tí!

6 comentarios:

asj dijo...

Hola Estrella!
Me ha emocionado tu relato, la receta me parece estupenda pero las palabras de amor que le diriges a tu madre ... no tiene precio!

Lo he leído dos veces porque me ha encantado recrearme en el relato, me ha recordado al principio del curso pasado que me vine a Valencia a trabajar y el primer fin de semana que bajé a Alicante le pedí a mi madre la receta de las lentejas. Yo también sigo guardando esa receta dictada en un folio suelto y escrita en rotulador!!!

un beso guapa!

Alejandra

Silvia dijo...

Ay que bonito lo que cuentas!!

y el bizcocho tiene que estar tremendo

Besos

Onega dijo...

Estrella... y yo me había perdido esta receta y este fantástico relato... la verdad es que la receta del bizcocho es infalible y además si es el que hacía tu madre todavía mejor... una historia realmente conmovedora.. al final, esos recuerdos son los que prevalecen y de los que nos acordamos cuando no tenemos a nuestros seres queridos cerca.
un beso, guapa.
excelente bizcocho como tú.

eolosensei dijo...

Jope mami... me he emocionado!
¡¡¡Va por la abuela!!!
Muchos besos!!!!

Shurha dijo...

Si miras hacia la izquierda, me verás llorando... mamá, es genial!
Y yo también digo que va por ella.

Besitos!

Vanesa dijo...

Hola Estrella, me ha encantado lo que has contado, los recuerdos es nuestro tesoro más preciado.

Tengo unas dudas con referente a la receta...
- la taza, de qué medida es???
- y cuando te refieres a la gaseosa, de la de mercadona, son 3 blanca y 3 azules, verdad???
- puedo sustituir los sobres de gaseosoa por levadura, por que cantidad???

jejeje ni más preguntas...

besos!!!
Vanesa Sierra
Mis deseos más dulces