Pizza




La verdad es que jamás pensé que podría hacer una pizza en casa.

Bueno, he hecho unas cuantas, pero de esas que compras en el supermercado y te limitas a quitarlas el plástico del envoltorio y las metes al horno. Son prácticas, pero no están ricas.

La mejor pizza que he comido en mi vida, fue hace unos 26 años en Roma. Fuimos de viaje de fin de carrera a Italia y aunque íbamos de pobretones y nos llevamos la comida de casa, un día no pudimos resistirnos al olor que salía de aquella pizzería. Desde entonces, no había comido una masa igual que aquella...hasta ahora!



Parecerá broma, pero no lo es.
En algunas ocasiones, he comido pizza en restaurantes que se aproximaban bastante a la de mis recuerdos, pero el otro día cuando pegué el primer bocado a esta, me dije:
¡Lo conseguí!




INGREDIENTES PARA LA MASA

* 120 ml de agua tibia
* 120 ml de leche tibia
* 400 gr de harina (depende de la harina)
* 1 cucharada de sal
* 1 cucharada de azúcar
* 3 cucharadas de Aceite de oliva
* 1 sobre de levadura seca de panadería (Maizena)

VAMOS A CONSEGUIRLO

He de confesar que yo amasé con la "chef o matic", que es muy amiga mía para estas cosas. A mano también se puede hacer y te pringas más, pero no es difícil.

Si lo hacemos a mano:

1º Calentamos muuuuuy ligeramente el agua y la leche. Añadimos el sobre la le levadura y dejamos que haga un poco de burbuja.

2º Ponemos toda la harina, con la sal y el azúcar, sobre la mesa y hacemos un volcán.

3º En medio del volcán, echamos los líquidos, es decir, el aceite y la mezcla de la leche y el agua con la levadura.

4º Amasamos todo juntos hasta que se nos quede una masa un poco pegajosa pero que se nos desprenda fácilmente de los dedos. Frecuentemente hay que añadir más harina hasta conseguir la consistencia deseada, pues todo depende de la capacidad que tenga la harina para absorber los líquidos.

5º Hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar tapada con un paño pero sin aprisionarla para que pueda crecer. Como todas estas masas hemos de evitar las corrientes de aire y los ambientes demasiado fríos. Yo la tuve 1 hora y media y fue suficiente. En invierno, tendrá que estar más.

6º Una vez que haya crecido, la volvemos a amasar para quitar el aire. Ya está lista para usar.

7º Hacemos 4 bolas de masa.
Con estas cantidades salen 4 pizzas grandecitas, aunque depende de lo finas o gordas que se hagan. Yo las hice muuuuuuy finas y recomiendo que se hagan así si se quiere conseguir el efecto "crujiente". Es como a mí me gustan, pero cada cual que lo haga como quiera.

8º Ponemos harina en la mesa y estiramos la bola hasta conseguir el grosor que queramos. Para darla forma, es mejor ir levantando la masa de la mesa para girarla. Es decir, no gires el rodillo, gira la masa. Esto es difícil explicarlo. Cachis! tenía que haber hecho foto!

9º Pon en una bandeja papel de horno y pon a calentar el horno a 220ºC. Si no quieres que se formen bombas en la masa, pincha con un tenedor. Yo no lo hago porque me gusta que se abombe.Mete la masa de la pizza y hornea durante unos 8 minutos. La masa queda a medio hornear, así que cuando la saques estará medio cruda. Deja que se enfríe.

La segunda foto es de la masa con el medio horneado.

10º Embadurna la superficie de la masa con aceite de oliva (ligeramente pintado), espolvorea orégano (o lo que más te guste) y cubre de tomate (yo puse del tomate casero de Mercadona) y cubre con lo que más te guste.

11º Vuelve a hornear ya con todos los ingredientes hasta que veas que los bordes se empiezan a tostar ligeramente. Esta vez la temperatura del horno es de 200ºC.



Para hacerla en la "chefo" solo tienes que poner primero los ingredientes líquidos y luego los sólidos. Con pala de amasar en el programa 13 hasta que veas que está amasado. Entonces, apagas y dejas reposar en la cubeta con la tapa bajada.


Un apunte: La masa se puede congelar sin ningún problema después del desgasificado. Queda perfecta.





Las que os pongo aquí, una es de 4 queso y un poco de Rochefort y la otra con bacon.






¿ Veis que finita y crujiente queda? La tengo en la mano y no se dobla.



Que buena idea tuve al atreverme con la masa de pizza. (Creo que mis hijos están más que de acuerdo con ello. ¿Verdad chicos?)

Creo que en mi casa ya no se va a comer una pizza que no sea esta.

8 comentarios:

Javi Recetas dijo...

La pizza tiene una pinta estupenda, pero te quería preguntar si sabes como hacer que la masa crezca y quede más esponjosa. Es que me gustan de los dos tipos, las finas y las esponjosas y de esta última nunca veo recetas.

Un saludo cocinera.

Almudena dijo...

Pues a nosotros también nos gusta mucho la pizza,pero la casera casera,es una pena que no se pueda hacer tan a menudo.
Saludos

Euge dijo...

que buena pinta,esta diciendome comeme me la copio con tu permiso.un saludi�o.

Estrella dijo...

Hola Javi. No lo he hecho nunca pero se me ocurre que si la das forma y la vuelves a dejar en reposo,la masa crecerá otra vez por efecto de la levadura (como los bollos que hay que hacerlos con dos levados). Cuando alcance el grosor que te guste, la horneas. No sé si resultará pero hay que experimentar ¿no?

Me alegro que te haya gustado esta.

Un beso

Estrella dijo...

Almudena, gracias guapa! Yo las hago para mis hijos y para mí, pues mi marido odia el queso y una pizza sin queso es como un jardín sin flores.

Un beso y gracias por visitarme.

Estrella dijo...

Euge...tienes mi permiso para coger un trozo y por supuesto la receta, que para eso está.

Y como somos muy obedientes y la pizza estaba pidiendo a gritos que nos la comiéramos, pues eso hicimos.

Un beso

Javi Recetas dijo...

Estrella no sabía eso de los bollos, me parece una muy buena idea dejarla crecer otra vez. Lo probaré y te contaré.

Rosa dijo...

Estrella, esto es una pizza , yo también he estado en Italia y tienes razón, cada uno lo suyo, su cocina quizá es menos amplia que la nuestra pero,a mi me encanta como trabajan la pasta y no digamos el helado, carpaccio, etc. Una duda, no he entendido lo del rodillo.
Muxuak